Talleres

Los talleres son un espacio para la puesta en común de experiencias y la discusión teórica sobre la construcción de indicadores de ciencia y tecnología. Funcionarios, académicos y público interesado han participado en los talleres organizados por la RICYT para avanzar hacia la elaboración de estadísticas en este terreno para los países iberoamericanos. Aquí encontrará información sobre esos encuentros.

Fueron un éxito los Talleres de Indicadores de Innovación que organizó la RICYT

 

Con notable suceso que ratifica el rumbo en pos de promover el desarrollo de instrumentos para la medición y el análisis de la ciencia y la tecnología en Iberoamérica, la Red de Indicadores de Ciencia y Tecnología (RICYT) organizó los días 3, 4 y 5 de agosto, en Bogotá, dos talleres de discusión de expertos acerca de la problemática de la medición de la innovación en la región, conjuntamente con el Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología (OCYT) y con apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Ambos talleres formaron parte de la revisión del Manual de Bogotá abierta hace dos años. En cada uno participaron más de una veintena de expertos de los distintos países de la región. Uno trató la problemática asociada a la medición de la innovación en el sector agropecuario y el otro consistió en una discusión sobre las preguntas que deberían ser incluidas en todas las encuestas de innovación de la región.

El primer taller respondió a la necesidad de la región por comprender de mejor forma qué sucede al interior del sector agropecuario, que por el preconcepto de que la innovación se genera externamente nunca se le prestó especial atención a su dinámica innovadora. Sin embargo, tanto el incremento de la demanda mundial por los insumos de origen agropecuario como los nuevos desarrollos científicos basados en la biotecnología y sus derivados han llevado a que la producción sufra cambios significativos.

Los expertos relataron las diferentes iniciativas que están surgiendo en los países de la región por comenzar a medir y relevar este fenómeno de manera sistemática y útil para la toma de decisiones. Ante esta nueva necesidad, la RICYT pretende contribuir a unificar criterios, desarrollar metodologías y coordinar esfuerzos para realizar un buen trabajo en la medición de la innovación al interior de las producciones agrícola-ganaderas.

Como síntesis, surgió la necesidad por diseñar un proyecto que permita diseñar una guía de recomendaciones regional, anexa al Manual de Bogotá, que considere las particularidades tanto de las diferentes actividades que se desarrollan al interior de una explotación agrícola ganadera (ganadería de diferentes tipos, lechería, cultivos diversos, etc.) como de las distintas realidades propias de las heterogeneidades de los países latinoamericanos. También se concluyó que, una vez diseñado el proyecto, se deberían poder presupuestar las actividades delineadas para buscar diversas contrapartes que financien la iniciativa.

Tanto el OCYT colombiano como la ANII (Agencia Nacional de Investigación e Innovación) de Uruguay, quienes más han avanzado en el armado de una encuesta para el sector,  mostraron su predisposición para sumarse al grupo de tareas para coordinar esta iniciativa junto a RICYT.

Encuestas de innovación

El segundo taller consistió en la discusión de una propuesta de RICYT sobre un conjunto mínimo de preguntas que deberían ser incluidas en todas las encuestas de innovación de la región, en pos de garantizar una comparabilidad mínima, intra y extra regional.

Participaron tanto expertos y/o responsables de las encuestas de innovación de aquellos países con más experiencia en medición de la innovación en la región (Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, México y Uruguay), como representantes de países que no poseen ninguna experiencia en el tema y que están prontos a comenzar con un ejercicio de estas características (Ecuador, El Salvador, Nicaragua y Guatemala).

También concurrieron expertos de organismos internacionales que poseen experiencia en el tema y están interesados en avanzar en la medición de la innovación en la región, lo que contribuyó a hacer más rica la discusión sobre el formulario. Todos los organismos que asistieron desarrollaron (o explicitaron su interés por hacerlo) diversas iniciativas por avanzar en la medición y comparabilidad de resultados de las encuestas de innovación en América Latina los últimos años.

Participaron representantes del BID, lo que permitió potenciar los recursos destinados por RICYT y la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) a la actividad y así sumar más países a la iniciativa por alcanzar un consenso, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization (UNESCO) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Cabe destacar que es la primera vez que la OCDE participa en uno de estos talleres y que estuvo representada por el jefe de la unidad de indicadores de ciencia y tecnología y responsable del grupo de expertos nacionales en indicadores de ciencia y tecnología (NESTI). Esta participación es resultado del esfuerzo que RICYT viene realizando desde hace años por mantener un vínculo estrecho con la OCDE, referente mundial en materia de indicadores de I+D e innovación, y dar cuenta de que los esfuerzos hechos en esta región son serios y considerables.

Como resultado de este segundo taller se alcanzó un amplio consenso sobre las cuestiones que deberían incluirse en un formulario de encuesta de innovación en la región. En principio, se acordó que los nueve bloques de preguntas presentados debían ser los mínimos comunes para todos los países. Luego, yendo al detalle de las preguntas al interior de cada bloque, se realizó un conjunto de sugerencias que se verán reflejadas en la versión final. Asimismo, estará acompañada de un instructivo extenso que explique tanto la razón de la inclusión de estas preguntas como el sentido en el que deben utilizarse a la hora de realizar la encuesta y por un instructivo metodológico que oriente sobre cómo deben realizarse operativamente los ejercicios de medición de innovación.

Este conjunto de elementos deberían contribuir fuertemente a mejorar la medición de la innovación en los países de Latinoamérica, así como la comparabilidad posterior de sus resultados, permitiendo armar indicadores comparables.

El éxito de esta reunión ratifica el rumbo correcto de la RICYT en esta temática y el esfuerzo que realiza a nivel regional por coordinar las diferentes iniciativas y mostrarse como un espacio amplio y neutral en pos de potenciar los resultados a alcanzar en medición de actividades de innovación en América Latina.

 

Descargar presentaciones